Santuario

Artículo escrito por: Carmen Neke

Santuario ha sido mi primera incursión con Faulkner, porque la novela norteamericana nunca me ha interesado especialmente. Pero qué desilusión, me creía yo tan literaria y exclusiva leyendo por fin a Faulkner, y resulta que Santuario es una novela negra sin experimentos lingüísiticos ni formales, fácil y amena de leer, con un gran narrador y personajes estupendamente perfilados, incluso con escenas muy divertidas. Vamos, un libro que le puede gustar a cualquier aficionado al género. Las maneras narrativas de Faulkner resultan magistrales y enormemente eficientes. El narrador de esta novela es tremendamente objetivo, se limita a un registro testimonial de los hechos sin profundizar apenas en las motivaciones, los sentimientos o los pensamientos de los personajes. Toda la interioridad de los caracteres se revelará (o no) por medio de los diálogos, donde sí que se expresa una gran pasión y subjetividad. El contraste es brutal y fascinante.

Lo que sí le advertiría a los lectores interesados es que no se lean las sinopsis que andan por ahí, porque suelen hacer un destripe despiadado del argumento, y uno de los grandes aciertos narrativos del libro es la manera dosificada en la que el narrador va mostrando sus cartas y nos hace partícipes de los hechos, de forma que hay que llegar al final para saber qué es lo que realmente ha ocurrido.

Lo dicho: un libro muy entretenido de leer, pero eso de que Faulkner escribiera libros que le pueden gustar a cualquiera me parece el principio del fin. Menos mal que también tengo por casa El sonido y la furia, espero que cuando le toque el turno me encuentre por fin con una novela hermética y dura de roer. Algo exclusivo, para minorías.

Calificación: Magnífico.

Tipo de lector: Cualquiera con ciertas tablas y gusto por la novela negra.

Tipo de lectura: Intensa y agobiante a ratos, pero que engancha enormemente.

Argumento: Crimen y castigo en el sur de los EE.UU.

Personajes: Representativos de los choques raciales y sociales norteamericanos durante los años 20 del pasado siglo.  Pero van mucho más allá de ser simples arquetipos, y por eso funcionan con tanta eficiencia.

¿Dónde puede leerse?: Al aire libre, el ambiente novelesco es sumamente abrumador.


Comentarios cerrados.