jun 20 2010

Santuario

Artículo escrito por: Carmen Neke

Santuario ha sido mi primera incursión con Faulkner, porque la novela norteamericana nunca me ha interesado especialmente. Pero qué desilusión, me creía yo tan literaria y exclusiva leyendo por fin a Faulkner, y resulta que Santuario es una novela negra sin experimentos lingüísiticos ni formales, fácil y amena de leer, con un gran narrador y personajes estupendamente perfilados, incluso con escenas muy divertidas. Vamos, un libro que le puede gustar a cualquier aficionado al género. Las maneras narrativas de Faulkner resultan magistrales y enormemente eficientes. El narrador de esta novela es tremendamente objetivo, se limita a un registro testimonial de los hechos sin profundizar apenas en las motivaciones, los sentimientos o los pensamientos de los personajes. Toda la interioridad de los caracteres se revelará (o no) por medio de los diálogos, donde sí que se expresa una gran pasión y subjetividad. El contraste es brutal y fascinante.

Lo que sí le advertiría a los lectores interesados es que no se lean las sinopsis que andan por ahí, porque suelen hacer un destripe despiadado del argumento, y uno de los grandes aciertos narrativos del libro es la manera dosificada en la que el narrador va mostrando sus cartas y nos hace partícipes de los hechos, de forma que hay que llegar al final para saber qué es lo que realmente ha ocurrido.

Lo dicho: un libro muy entretenido de leer, pero eso de que Faulkner escribiera libros que le pueden gustar a cualquiera me parece el principio del fin. Menos mal que también tengo por casa El sonido y la furia, espero que cuando le toque el turno me encuentre por fin con una novela hermética y dura de roer. Algo exclusivo, para minorías.

Calificación: Magnífico.

Tipo de lector: Cualquiera con ciertas tablas y gusto por la novela negra.

Tipo de lectura: Intensa y agobiante a ratos, pero que engancha enormemente.

Argumento: Crimen y castigo en el sur de los EE.UU.

Personajes: Representativos de los choques raciales y sociales norteamericanos durante los años 20 del pasado siglo.  Pero van mucho más allá de ser simples arquetipos, y por eso funcionan con tanta eficiencia.

¿Dónde puede leerse?: Al aire libre, el ambiente novelesco es sumamente abrumador.


jun 20 2010

Último bus a Woodstock

Artículo escrito por: Carmen Neke

Último bus a Woodstock fue la novela con la que Colin Dexter estrenó en 1975 el personaje que habría de convertirse para muchos aficionados al género en la quintaesencia del detective británico: el inspector Morse (“solamente Morse”, como él mismo suele decir). Un personaje desprovisto de atractivo físico y poseedor de un carácter cínico y huraño , un ser solitario que solamente se relaciona con las muchas cervezas y whiskies que ingiere a lo largo del caso, en su mayoría pagadas por su fiel y sufridor subordinado, el sargento Lewis. Este sargento tendrá que aguantar toda la carga de sarcasmo y erudición de su jefe y llevará a cabo todas las tareas necesarias del trabajo policial mientras que Morse se dedica a pensar al son de la música de Wagner. Cuando no está pensando, Morse irá expresando su opinión, muy políticamente incorrecta, sobre la liberación femenina, los chicos melenudos, el nivel educativo de la población en general y todos los problemas que afectan a la ciudad de Oxford, donde transcurre la acción.

¿Qué tiene un personaje tan desagradable que ofrecer al lector? Mucho, realmente. Una trama detectivesca muy bien trabajada, inteligente y sin soluciones fáciles pero al mismo tiempo plausible. Un delicioso humor negro muy británico. Citas eruditas y literarias, fragmentos musicales, pistas de crucigramas que se dejan sin resolver para que el lector encuentre (o no) la respuesta. El contraste entre el erudito y pedante Morse y el sencillo Lewis, buena persona pero hasta un límite, que como don Quijote y Sancho se irán influyendo mutuamente a lo largo de la serie de novelas llegando a adquirir, como pasa en los mejores matrimonios, una compenetración silenciosa y una estima mutua que siempre se negarán a admitir.

Último bus a Woodstock no es la mejor novela de la serie, pero es la primera. Recomiendo leerlas en orden cronológico, porque los personajes van a ir evolucionando en una línea temporal que llevará hasta el último libro, que será el último de verdad. Una serie de novelas con un principio y un final, y de las cuales, sin desmerecer en nada a las anteriores, la última es la mejor. No se las pierda.

Calificación: Estupendo.

Tipo de lector: Amante de las novelas británicas de detectives en las que la trama es más importante que el sensacionalismo.

Tipo de lectura: Muy gratificante.

Engancha desde el principio.

Argumento: La ciudad de Oxford, la universidad y sus profesores y alumnos, la gente que vive en la ciudad y los turistas, las cosas que pasan con tanta gente diferente viviendo en el mismo sitio.

Personajes: Muy verídicos, trazados con fina ironía en algunos casos y con gran sensibilidad en otros.

¿Dónde puede leerse? Lectura vacacional perfecta.


jun 20 2010

¿Choque de civilizaciones?

Artículo escrito por: Augusto Prieto

¿Verdad que han oído hablar mucho en los últimos años de la teoría del choque de civilizaciones de Samuel P. Huntington? Pues no es mala idea leerlo para enterarse de primera mano de lo que expone.

Porque contra lo que se puede pensar no es un libro extenso ni farragoso, ni refiere cuerpos doctrinales inalcanzables para los profanos, sino todo lo contrario.

En un ensayo breve, escrito en un lenguaje muy cercano en el que repasa una serie de cosas que todos intuimos y conocemos y que nadie había pensado en poner negro sobre blanco hasta que llego él. El autor desarrolló esta teoría posteriormente en  un libro con el mismo título que se publicó en 1997.

Nada mejor que algo sin matices para que fuera utilizado por los movimientos neoconservadores en la visión de un mundo de amenazas y enfrentamiento entre los distintos actores regionales, documentando de una manera sesgada y tendenciosa, el agravio entre Occidente y el mundo árabe.

Nos damos cuenta entonces, de que cuando se mientan las grandes teorías para justificar guerras infames y actos de terror, unos y otros se basan en exposiciones con muy poco seso, demasiada falta de empatía y la ignorancia enorme de la geopolítica que achacamos comúnmente a los americanos del norte.

El único valor que tiene este artículo, publicado en la revista estadounidense Foreing Affairs en 1993 es que es claro, conciso y contundente, aunque encubre su parcialidad con argumentos torticeros.

Tecnos lo ha editado con un estudio crítico del profesor Pedro Martínez Montávez, reputado arabista que pone el foco en lo que Huntington omite deliberadamente para sostener su teoría.

Un librito que se lee en media hora y que es indispensable para opinar con juicio.

Calificación: Interesante.

Tipo de lector: Interesados en política.

Tipo de lectura: Fácil.

¿Dónde puede leerse?: En la sala de espera de un aeropuerto después de haber sido desnudado, despojado y revisado minuciosamente. Por lo menos te puedes explicar alguna de as razones que nos han llevado a esto.

¿Dónde encontrarlo?: Búscalo en tu librería habitual. Comprando en ella, colaboras a mantener una red de librerías pequeñas, sólidas y eficaces que son nuestro futuro.