Domus Aurea

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Sin excepción, todos los libros editados por Franco María Ricci antes de la venta de su firma a una tal Marilena, son espléndidos. Después ya no. Es una pena.

El número 13 de la colección El Grand Tour nos adentra en el mistérico palacio de Nerón, en Roma, la legendaria Domus Aurea. Devastada por las rapiñas y enterrada bajo las termas de Trajano y de Tito, la morada neroniana se reveló por casualidad en torno a 1480, reinando Sixto IV y revolucionó el mundo del arte.

Los frescos, de un colorido asombroso se reprodujeron en todos los palacios de Europa.

Era el primer gran repertorio de pintura antigua que se encontraba y sorprendió su sutileza.

Después, la incuria y el abandono borraron las pinturas. Se cerró el último capítulo hace dos o tres años cuando la República, incapaz de velar por el mantenimiento de un patrimonio excesivo, se vio obligada a cerrar las cámaras subterráneas tras unas lluvias torrenciales.

Por eso esta iniciativa es destacada, porque Ricci rescata para nosotros los dibujos del álbum de sesenta láminas, coloreadas con témpera, conservado en el Louvre. Nace en el settecento por mecenazgo de Ludovico Mirri sobre tres artistas: Vicenzo Brenna, Francesco Smuglewicz y Marco Carloni.

Vestigia delle Terme di Tito e loro interne pitture.

Las reproducciones, muchas de ellas copiadas de frescos que ya no existen, son espectaculares, verdadera maravilla de maravillas y los textos que las acompañan en una cuidada edición bilingüe  italiano-ingles, reducidos y estupendos. En el primero de ellos Gianni Guadalupi nos introduce en el contexto histórico mientras que el segundo debido a  Marie-Nöelle Pinot de Villecheon repasa las vicisitudes del álbum y analiza el impacto de la iconografía arqueológica en las artes, en paralelo a la descripción de la Domus.

La belleza se prolonga en la encuadernación en seda negra Orient, en el estuche blasonado con tréboles, en las estampaciones de oro. En la firma -en fin- del más importante editor del siglo XX.

Calificación: Una obra de arte.

Tipo de lector: Refinados y exquisitos. Aficionados al Arte.

Tipo de lectura: Informativa y amena.

¿Dónde puede leerse?: En la soledad de la biblioteca.

¿Dónde encontrarlo?: Puede intentarse en fmrarte@fmrarte.es


Comentarios cerrados.