Calendario Zaragozano

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

No todo lo que se contiene en unas hojas que vienen encabezadas y finalizadas por unas tapas de cartón es literatura. Sin embargo, existen libros, libritos, folletos que recogen cosas muy interesantes y que no deberíamos dejar de tener en cuenta. Para quienes no lo sepan, entre estos folletos interesantes está el denominado Calendario Zaragozano. Se publica en España desde 1840.

En este librito que, como indica su portada contiene el “Juicio universal meteorológico-astronómico” para el año en cuestión, además de la predicción metereológica, aparecen vocablos tan preciosos como “temporas”, “perihelio”, “afelio”. Para este año 2010, de momento, acierta totalmente.

Encontrarán, también,  el ”Santoral” al completo, así sabrán que el 9 de agosto se celebra San  Firmo y San Rústico, que no son nombres que actualmente tengan tirada pero que existen y que por tanto pueden utilizar para sus descendientes. Sabrán también que “En agosto, la sandía y el melón, un buen refresco son”, y lo sabrán porque este antológico cuadernillo contiene cientos de citas que le confirmarán que el refranero español es rico y curioso, además de sabio. En el folleto, se encuentra además una buena recopilación de citas que podrán utilizar cuando se quieran dar pisto, tal como “una respuesta apacible puede apagar el más encendido furor” (eso lo recoge el Zaragozano, pero lo dice La Bruyère. Conocerán, además, donde se celebran las fiestas patronales y los mercados de todos los pueblos de España lo cual les permitirá, si así lo quieren, organizarse un tour por la piel de toro a base de festejos populares. Aprenderán a contar las “Cabañuelas” que, si viven en una ciudad no les servirá de mucho, pero les permitirá llamar a los parientes de su pueblo y vacilarles un rato.

El Calendario Zaragozano es una curiosidad a la que no deberían dejar de echar un vistazo cada año.

Calificación: Una genialidad que perdura en el tiempo.

Tipo de lector: Cualquiera que sienta una atracción fatal por predecir el tiempo, o conocer el santo del día, o simplemente rescatar alguna que otra cita.

Tipo de lectura: Curiosa.

Tema: Un calendario bastante más entretenido que el que nos entrega nuestra sucursal bancaria.

¿Dónde puede leerse? En casa mirando por la ventana.

¿Dónde encontrarlo? En librerías auténticas, de las de verdad.


Comentarios cerrados.