jun 11 2010

Como una novela

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Decepciona un poco la levedad de lo que pretende ser un pequeño ensayo sobre la iniciación y el placer a la lectura. Pennac, francés, nacido en Casablanca, que ejerció como profesor de instituto, hace un pequeño repaso, muy ilusionante es cierto, sobre la relación de los niños y los jóvenes con el mundo de la lectura, con reflexiones interesantes sobre los fallos del sistema educativo con los adolescentes y alerta contra el acomodamiento de los docentes en las rigideces del academicismo.

Es un libro fresco, pero demasiado ligero. Útil para profesores y sobre todo para padres preocupados por la relación de sus hijos con el mundo de la lectura. Sutilmente pedagógico.

El ensayo termina con un famoso decálogo en el que aparecen los derechos del lector, derecho a no leer, a saltarse las líneas de un libro, etc.

Pennac es brillante escribiendo y certero en la elección de los ejemplos literarios, por eso se echa de menos algo más de profundidad en la materia que analiza. Todo se queda en un rosario de buenas intenciones y de pensamientos atrapados al desgaire.

El libro tuvo un gran éxito en Francia donde adquirió una fama de transgresión y de novedad bastante desproporcionada.

Calificación: Flojo.

Tipo de lector: Cualquiera. Interesados en la enseñanza.

Tipo de lectura: Amable.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio.

¿Dónde encontrarlo?: En tu librería habitual.


jun 11 2010

El ángel más tonto del mundo

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Si quieren saber de qué va esta novela, basta con leer contraportada, es casi lo mejor del libro. De hecho gracias a ella, uno puede adquirirla esperando algo disparatado, ácido, divertido. Primer error.

En la mencionada cotraportada encontrarán lo siguiente:

“Falta una semana para Navidad, pero no todo el mundo es feliz en el pueblecito de Pine Cove (California). El pequeño Joshua Barker necesita con urgencia un milagro navideño. Y no es que esté moribundo, ni que su perro se haya escapado de casa: es que Josh ha visto cómo a Santa Claus le abrían la cabeza con una pala. Ahora solo anhela una cosa: que el viejo barbudo regrese de entre los muertos. Lo que no puede imaginar es que alguien esté escuchando sus plegarias… Aunque no destaque por ser, precisamente, el más listo de los ángeles.”

Una vez leído lo anterior, toca adentrarse y ahí es donde empiezan a aparecer los peros.  Argumento tonto, como el ángel, los personajes disparatados (como el ángel tonto), la estructura tonta. En fin todo muy tonto.

La obrita en cuestión fue ensalzada por la crítica anglosajona y la colocaban en el mercado anunciándola como una mezcla de humor y terror navideño que, por lo visto, provocaba  que algunos se murieran de la risa al leerla. Sin embargo, otros, los que no podían aparecer en las críticas oficiales,  decían no entender nada de la novela y la calificaron de auténtico bodrio.

Pero eso es precisamente lo que pasa con Moore, o gusta mucho o es ampliamente detestado. A mí, particularmente, esta novela me dejó muy fría. No negaré que consiguió arrancarme alguna que otra sonrisa pero, desde luego, no me arrancó ni una sola carcajada y más que terror me pareció leer un delirio. Una de las pocas gracias de la novela un murciélago frugivero de nombre Roberto.

Este libro no es, para nada, lo mejor que en humor podemos encontrar. Recibió el Quill Book Award, lo cual no deja de poner de manifiesto lo muchas veces repetido,  que genialidad y premio no van de la mano.

Sinceramente una novelita, que puede proporcionarles un rato agradable, si el lector tiende al optimismo, pero poca cosa más. Sólo de una cosa pueden estar seguros,  el ángel es tonto, pero muy tonto. Ahí no hay error.

Una historia que se podía haber aprovechado muchísimo y que termina siendo una narración absolutamente prescindible.

Calificación: Novela de ¿humor?

Tipo de lector: Cualquiera, que no tenga muy alto el sentido del humor.

Tipo de lectura: Entretenida.

Argumento: El asesinato de Papa-Noel.

Personajes: Excéntricos.

¿Dónde puede leerse? Una estación de autobuses, con una huelga de transportes en marcha. Estaría bien.