jun 5 2010

Bomarzo

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Bomarzo es La Gran Novela Histórica. Un fresco en el que Manuel Mujica Lainez despliega ante nosotros el resplandor del Renacimiento. Siguiendo la vida de Pier Francesco Orsini, duque de Bomarzo, avatar del retrato de un gentilhombre que pintó Lorenzo Lotto y que hoy cuelga en la Accademia de Venecia, recorremos una época sin parangón en la historia de la humanidad por su belleza y su esplendor.

Partiendo de una ficción que arranca en el bosque de los monstruos de Bomarzo, asistimos a la llegada de los Medicis a su palacio florentino de la vía Larga, vivimos los preparativos de la batalla de Lepanto y presenciamos, demudados, el saqueo de Roma cuya noticia, a su llegada a la corte imperial de Toledo, hizo llorar de amargura al Emperador y a la corte española vestir de luto durante meses. Nos agolpamos con los invitados a la coronación imperial que reunió en Bolonia a Carlos, Señor del Mundo con el Papa Clemente VII.

El relato es sensual, brillante, magistral, extenso, infinito.

Documentado históricamente como ninguna otra novela e incluso más que algunos ensayos históricos, con la diferencia de que aquí los personajes viven, visten trajes suntuosos, enferman, odian, aman y mueren.

Bomarzo es una novela para leer una y otra vez. Para soñar.

Mujica Lainez es un gran escritor, utiliza los mejores registros de la identidad europea depurados en un castellano preciso, engrandecido por su brillantez argentina de hombre del gran mundo. Pocos narradores han utilizado los adjetivos como él.

La extensión de esta novela es uno de sus mayores méritos y el que escribe estas líneas puede afirmar que en su vida existe un antes y un después de la lectura de esta narración insólita.

Sobre el argumento de la novela, Alberto Gimnastera compuso una ópera que raramente se representa.

Calificación: Una obra maestra.

Tipo de lector: Cualquiera.

Tipo de lectura: Amena y brillante.

Argumento: Crea adicción. No se puede abandonar la lectura.

Personajes: Pasarán a formar parte de la familia del lector con sus luces y sus sombras.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte y desde luego en el bosque de Bomarzo, cercano a la ciudad papal de Viterbo

¿Dónde encontrarlo?: En tu librería favorita.


jun 5 2010

Libro de Jaikus

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Editado con mimo por Bartleby en su colección bilingüe de poesía, y con la traducción y prólogo de Marcos Canteli, supone ésta obra de Jack Kerouak una íntima muestra que sobre el oficio de las palabras tuvo este novelista de la Generación Beat. Descripciones de la naturaleza, de la esencia de las personas que le rodean y de la banalidad del paso del tiempo. Está compuesto el libro con unos primeros haikus (o colecciones de tres versos cortos que siguen una estela propia, a pesar de su influencia oriental) y continúa con cuatro cuadernos de pops (a los que así llama una vez reconoce su autoría, para sentirse más cómodo), cada uno de los cuales se refiere a una estación del año, siendo el primaveral de la desolación, el veraniego dedicado a la carretera, el otoñal por antonomasia a la generación beat y el invernal a Northport (su posible residencia).

Existen entre las piezas algunas metaliterarias, pero digamos que las plantas, los gorriones o las vacas que la pueblan sirven más para hacer juegos de palabras en aras del movimiento. Y es que hay un intento en Kerouak de transubstanciar el yo, con ánimo de olvidarse de él y reconstruirlo; de este modo, la pureza debe surgir de la observación como algo externo, directamente comunicable, que obvia a quién lo escribe. No hay, por tanto, sesudas reflexiones sobre el arte y la intelectualidad, sino imágenes (algunas poderosas, otras no tanto) que se leen agradablemente y recomiendo que de forma pausada, paladeando cada sílaba, pues a pesar de que todo está construido desde la libertad de rima y ritmo, ésta es sólo aparente, por lo que en cada poema, al contenerse algo así como un estado de ánimo deconstruido, una metáfora o una confesión mínima, hay impresión de minuciosidad en su manera de escribir, algo que no extrañará a sus lectores habituales, que como los de Carver o Tess Gallagher, consiguen de la lírica, una prolongación de sus historias o cuentos.

La tormenta,

como Dostoievsky

construye cuando enumera

Calificación: Muy interesante, para amantes de la literatura norteamericana, eso sí en pequeñas dosis.

Tipo de lector: No demasiado exigente; obtendrá mucho a cambio de poco.

Tipo de lectura: Sencilla, desapasionada; la edición bilingüe es ventajosa hasta para neófitos

Argumento: Notas y reflexiones que van desde el apunte del natural hasta la reflexión sobre su propia importancia como género.

Personajes: La yerba, el mulo, el arendajo, la ardilla,… Todos y ninguno.

¿Dónde se puede leer? Tumbado en un prado una noche estrellada.