El marino que perdió la gracia del mar

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Acercarse a los libros de Yukio Mishima puede ser el inicio del camino hacia la tristeza más infinita. El marino que perdió la gracia del mar es una de las últimas novelas de este escritor que falleció, al suicidarse haciéndose el hara-kiri (seppuku), a los 45 años de edad. Una vida marcada por una infancia catastrófica, con una vocación forjada a base grandes soledades e incomprensión, no pueden dejar de influir en la manera de pensar de quien ha desarrollado una intensa vida interior, ajena a la que de él se espera.

Esta novela, corta, de ritmo pausado, es de una extraordinaria belleza en su narración, pese a relatarnos algo nada bello. La historia de Noboru (un adolescente abducido por la pandilla a la que pertenece, capitaneada por un auténtico psicópata), de Fusako (una mujer que redescubre su sensualidad tras quedarse viuda y con un niño a su cargo) y con Ryuji (un marino con un destino trágico, que decidió conquistar la gloria embarcándose y descubre que su mundo está en tierra). Tres personajes con tres personalidades perfectamente definidas que lo llenan todos y que se encuentran unidos entre ellos por una delgada línea que transita desde lo sensual hasta lo mortalmente decadente.

Un libro que, en mi opinión, que bien no puede valer nada, no puede dejar a nadie indiferente y permite al lector, con un total honestidad, seguir creando un final tras leer su último punto.

Calificación: Bueno

Argumento: Relato de una traición ignorada y de una idealización frustrada. Pura metáfora.

Tipo de lector: Cualquiera al que no le pese pasar un rato transitando por la traición y el desengaño

Tipo de lectura: Sencilla.

Personajes: Claros y definidos

¿Dónde puede leerse? Sentado frente al mar.

¿Dónde encontrarlo? En su librería habitual.


Clifford BrownLaura


Comentarios cerrados.