Querelle de Brest

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es lógico pensar que los que lleguen a esta novela lo hagan siguiendo la estela de la película de Fashbinder que es hermosa, sensual y violenta. Harán bien en llegar y encontrarán aquí, sobre todo, la voz angustiada del narrador y la belleza poderosa de las imágenes. Son dos obras distintas que participan sin embargo de un mundo que Genet tenía dentro y que extendió sobre el papel para explicárselo a sí mismo.

Es una metáfora del amor y de la crueldad, sobre el valor supremo de la belleza. Habla Genet de una sexualidad subterránea y devastadora, del anhelo de la muerte y de la desesperación ante el encuentro con el cuerpo deseado.

Restaña el autor las heridas del crimen, justifica el asesinato, entra en el prostíbulo hechizante de Madame Lysiane donde el marinero se enfrenta con su hermano en un juego de duplicidad que representa la muerte y la disolución. La tensión sexual.

Querelle es un marinero que habita en las sombras del puerto de Brest, metáfora de todos los puertos y de todas las sombras.

Esta novela, en la que se intuyen hechos biográficos del autor es de una belleza estremecedora. Siempre será uno de los iconos de la literatura gay.

Los restos mortales de Jean Genet, el gran maldito de la literatura francesa, reposan en la tierra española del cementerio de Larache, en Marruecos.

Su publicación en 1953, ennoblece a Francia y a sus letras.

Calificación: Extraordinario

Tipo de lector: Intensos

Tipo de lectura: Aparentemente sencilla pero con un importante trasfondo simbólico

Argumento: Inquietante y amenazador

Personajes: Crueles como la vida

¿Dónde puede leerse?: En cualquier taberna de cualquier puerto del mundo.

¿Dónde encontrarlo?: www.libreriaberkana.com


Jeanne MoureauLes Mensonges


Comentarios cerrados.