may 24 2010

Resumen de Urbanidad para las Niñas

Artículo escrito por: Nuria A. Quintero

Abrir un libro y que las primeras palabras que lees en él sean:

“Lo primero que exige el aseo del cuerpo, es lavarse y peinarse. Por tanto al levantarme por la mañana, después de santiguarme y de dirigir el corazón a Dios, mi primer cuidado será lavarme y peinarme. ¿En qué forma se lavará V.? Me lavaré las manos, y con ella el antebrazo y la cara y también las orejas y el cuello, para no hacer exhibición de la suciedad, como los que se lavan solamente una parte de la cara.”

Si continuas pasando páginas y lees que:  “Son vicios de grosería y por lo mismo deben evitarse empezar por comer pan, romperlo con los dientes, comerlo con la sopa o mojarlo en ella, revolver la sopa con la cuchara, recorrer las orillas del plato, soplar los manjares muy calientes, sorber con ruido, hacer ruido al mascar y abrir la boca dejando ver la comida que masca”, y cuando, ya no pueden evitarlo, siguen pasando páginas y leen: “El hábito de escupir siempre es reprensible por la mortificación que causa. Cuando la necesidad me obligue, lo haré en lugar y modo conveniente, para impedir que se ofrezca a la vista de los demás cosas de suyo siempre repugnantes”, pues ya quedarán enganchados hasta el final.

Cosas así no pueden dejar a nadie indiferente. El libro del que les estoy hablando es un tratado de urbanidad de principios del siglo XX, en concreto Resumen de Urbanidad para las niñas de Pilar Pascual de Sanjuan. Este libro, que de buenas a primeras podría ser tachado de machista, tiene que ser visto con los ojos de la época a la que pertenece. En aquel momento, estaban pensados, al menos, en este caso, para ayudar a inculcar a los niños y niñas normas de comportamiento que facilitaran la convivencia y la hicieran más amable. Algunos dicen que más hipócrita o servil, eso ya es cuestión de opiniones. El estilo, lógicamente carrinclón, no deja de hacerlos curiosos y, a mi entender, una lectura muy agradable para pasar una tarde cualquiera.

En estos momentos, algunas de las indicaciones que el libro sugiere, nos pueden resultar ridículas, incluso graciosas, pero en su momento eran el no va más en las normas de protocolo. Se consideraba que el cuerpo humano era corrupto, y todo debía controlarse, desde el aseo, a las posturas que uno adoptaba, el trato que debía dispensar a los niños, a los criados, etc. Sin embargo pese a que estos tratados de urbanidad están de capa caída, de hecho ya no existen, no es menos cierto que visto el comportamiento gorilesco que algunos de nuestros congéneres gastan, no nos vendrían mal que, además de los libros de autoayuda que tanto proliferan, volvieran a publicarse los tratados de urbanidad, que alguien los pusiera de moda y así, en las escuelas, mientras se enseña con ellos a leer, se educa en buenos modos a los niños. Ganaríamos todos y todas, estoy segura.

Calificación: Curioso.

Tipo de lector: Cualquiera que quiera asomarse a los usos y costumbres sociales de principios del siglo XX, sin prejuicios.

Argumento: Normas de urbanidad y comportamiento en sociedad, en la de inicios del siglo XX.

Dónde leerlo: En compañía de otra persona para poder ir comentando la jugada.

Dónde encontrarlo: Librerías de segunda mano.


perez prado rosemary clooneysway cha-cha


may 24 2010

Cómo ser buenos

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Novela inglesa del autor Nick Hornby. Otra de sus novelas High Fidelity fue llevada al cine con el título “Alta fidelidad”. El relato cuenta, con una voz femenina, la problemática que, desde la clase media oprimida, supone ser mínimamente solidarios con los más desgraciados. Rica en descripciones y pensamientos pesimistas por lo realistas y con cierta retranca o sarcasmo en este sentido, existen reflexiones interesantes sobre si es lo mismo la caridad y el amor, o si ante la adversidad, el ser social opta por arrancarse los problemas del pecho o dejárselos allí incrustados; tiene la novela más flema que espíritu, más planteamiento que desarrollo y, en este sentido, es crítica no tanto con lo que tratamos de ser, como con lo que nos podemos llegar a convertir.

Katie es una médica que le ha puesto los cuernos a su marido, el columnista y redactor de folletos David; su voz, potente y segura, afirma que si esto ocurrió no fue por consumar una traición, sino porque no podía más, ya que veía que su marido era infeliz a su lado. De hecho, ella misma nos describe a su esposo como un tocapelotas amargado que vierte toda su bilis contra el mundo en su columna semanal y que casi es peor cuando trata de novelizar sus propias ficciones; aún así afirma que ha mantenido esta relación veinte años debido a que se sentía segura cuando su partenaire apretaba el botón del ascensor. Una especie de curandero alivia de sus dolores de espalda y cefaleas a David, lo que supone todo un revulsivo para Katie, que nota que su marido se abre al mundo cual silvestre flor. Cuánto será lo que se abrirá que empieza a cometer locuras extrañas, entre ellas escribir con el sanador un libro titulado “Cómo ser buenos”.

Calificación: Entretenida y, a veces, divertida

Tipo de lector: Aquél que se sienta identificado con la flema británica como modus vivendi. Abstenerse los que quieran encontrar en él un manual de autoayuda para descerebrados.

Tipo de lectura: Sencilla, amena.

Argumento: Chantajes y desavenencias entre unos cuernos y la patética necesidad de ser buenos siempre en un matrimonio de clase media inglés.

Personajes: Muy bien perfilados, hasta el paroxismo.

¿Dónde puede leerse? No exige un lugar concreto.


may 24 2010

La Ola

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Novela gráfica firmada por Stefani Kampmann y basada en la obra de Morton Rhue.

No es el mejor comic de la historia aunque sí es una lectura agradable. Sobre todo para los más jóvenes.

Con textos muy sencillos y dibujos bastante simples (algunos los califican de excelentes, pero a mí me parecen normalitos como mucho), narra el experimento que se realiza en un instituto alemán. Un profesor intenta demostrar a sus alumnos que una situación del todo despreciable puede volver a producirse cuando se dan una serie de circunstancias. Incluso ese profesor asume su papel de líder llegando a peder el control de la situación. Lo interesante de este cómic es que trata de demostrar que sobre el grupo permanecen los individuos y sus motivaciones, que la suma de personalidades no es una gran personalidad, que la uniformidad nos convierte en borregos sin identidad y que todo eso lleva a un uso del poder altamente peligroso.

Es una novela gráfica a la que deberían echar un vistazo padres e hijos para discutir sobre ella. Que nadie espere un gran cómic, pero sí una enorme excusa para pensar sobre asuntos muy serios. Olvidaba decir que todo en esa narración está envuelto por la ignorancia. Problema serio en los tiempos que corren. La ignorancia.

Calificación: Interesante.

Tipo de lector: Padres y adolescentes.

Tipo de lectura: Divertida.

Argumento: Se puede quedar en una idiotez o en motivo de reflexión.

Personajes: Justitos.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier parte.

¿Dónde encontrarlo?: En tiendas especializadas. O en la Fnac.


SUPERTRAMPSchool (1974)


may 24 2010

Opio

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Un viaje al Oriente de la época dorada, a través de las redes del tráfico y el consumo del opio, el demonio celestial. Chandu, Shangai, Cantón. Una relación de la manufactura de la droga, amenizada con vistosas fotografías, casi todas de la época que va de los 50 del siglo XIX a los 30 del XX.

Un viaje inquietante.

La autora (Bárbara Hodgson) analiza la leyenda del opio en la literatura, se adentra en los fumaderos de los barrios chinos en torno al mundo y documenta las cifras y los puertos donde se movía un comercio que enriqueció a naciones enteras y causó guerras implacables.

El librito tiene numerosos artículos fuera de texto con curiosidades e informaciones que amenizan la lectura y suficientes referencias literarias para entender el mito de la droga mortal. Gautier, Quincey, Malraux, Greene, Chateubriand, Baudelaire, narran en primera persona sus experiencias con la alucinación y los paraísos artificiales.

Humo envenenado para intoxicarse, para soñar, musa maldita de los poetas. Mito que la prensa de la época transmite entre sombras de misterio. Sombra de la felicidad. Opio. Atrayente, destructivo, mortal.

Un libro pequeño, manejable, con imágenes evocadoras y un diseño cuidado.

De las sombras del londinense East End a Hong Kong. Crímenes y sordidez. Especialmente interesante el capítulo que analiza el impacto de la droga en el cine y la introducción del vicio en Europa y América.

Calificación: Caprichoso

Tipo de lector: Abstenerse los viciosos

Tipo de lectura: Amena

¿Dónde puede leerse?: En Oriente

¿Dónde encontrarlo?: Pídelo en tu librería habitual. Ellos lo podrán encargar si no lo tienen


DiverseDinah Washigton – Mad about the boy


may 24 2010

La última noche en Twisted River

Artículo escrito por: Carmen Neke

El adjetivo que mejor califica La última noche en Twisted River, el último libro de John Irving, es: melancólico. El autor ha elegido situar su historia en seis fechas diferentes, y partiendo de la circunstancias personales de los personajes en el momento elegido se narra cuáles fueron los acontecimientos que los llevaron hasta allí, y cuáles son los planes, intenciones y sueños que tienen para el futuro. Cada año elegido es una encrucijada en la vida de estos personajes, un momento en el que el pasado ha dejado de existir y el futuro se presenta incierto y amenazador. La felicidad, que la hay, siempre se encuentra en un recuerdo borroso del pasado o en una dudosa esperanza para el futuro. Pero a pesar de todo la esperanza seguirá ahí hasta el final, la melancolía nunca dará paso a la desesperanza.

Esta manera de narrar confiere a la novela un realismo inigualable, que no se ve sino aumentado por la maestría absoluta de Irving en la caracterización de sus personajes. Y no solamente los protagonistas o los caracteres principales: John Irving es un demiurgo que tiene el poder de conceder la vida a todas sus criaturas, grandes y pequeñas. De esta manera, sus libros están poblados por una cantidad innumerable de seres inolvidables, personajes que apenas intervienen en los hechos pero que merecerían haber sido los protagonistas de su propia novela.

Alguien me preguntó hace años: ¿los libros de John Irving son literatura? Y no supe qué decir, a pesar de mi enorme admiración por este autor. Sus novelas solían dejar la carpintería interna bastante al aire, y buscaban demasiado el efectismo y el shock del lector. Pero La última noche en Twisted River presenta a un Irving maduro, calmado, capaz de jugar con el lector con referencias metaliterarias al alcance de todo el mundo, sin olvidarse de construir al mismo tiempo un gran relato. Este libro hace lo que la mejor literatura tiene que hacer: convencer al lector de que la historia que está leyendo le atañe personalmente.

Calificación: Inolvidable.

Tipo de lector: Si solamente piensa leerse un libro en toda su vida, léase éste.

Tipo de lectura: Compulsiva y conmovedora.

Engancha desde la primera línea, y no desengancha ni siquiera al final.

No le sobra ni una letra.

Argumento: La vida del cocinero Dominic y su hijo Danny a lo largo de cincuenta años.

Personajes: No son personajes, son seres humanos de carne y hueso atrapados en las páginas de un libro. Cuando termine la lectura serán sus amigos para el resto de su vida.

¿Dónde puede leerse?: Da igual, con esta lectura olvidará el mundo a su alrededor.


Nat King ColeI love you for sentimental reasons