La herencia de Eszter

Artículo escrito por: Carmen Neke

La herencia de Eszter de Sandor Marái es un libro muy bien escrito y estructurado, el enfoque en primera persona es muy especial y el tema es interesante. Pero el final resulta insufrible, sobre todo un par de frasecitas del final. La trama es simple, y lo resumen muy bien en la contraportada: “Después de 20 años vuelve Lajos por un día de visita a casa de Eszter. Ella sabe que su amor de antaño la volverá a engañar, y que este engaño acabará con ella. ¿Qué es lo que los une? ¿Por qué no se resiste Eszter?”

Efectivamente: ¿por qué no se resiste Eszter? Según el autor (en boca de Lajos) la culpa del fracaso de su relación amorosa fue de ella, porque el amor es la responsabilidad de las mujeres, lo único en lo que las mujeres son grandes. No es verdad que los hombres sean responsables en una relación amorosa. El amor tiene que ser heroico por parte de la mujer, Eszter no pudo estar a la altura de las circunstancias e hizo lo peor que pueda hacer una mujer: huir ofendida. Por eso está en deuda con Lajos y tiene que hacer todo lo que él diga para saldar esa deuda…

Estas frases arruinan en mi opinión toda la novela. La filosofía detrás de estas afirmaciones tiene un cierto tufillo de “la maté porque era mía” que estropea todo el buen hacer literario que el autor demuestra en el libro. Una lástima, pero la mejor técnica literaria no va a salvar un libro basado en ideas tan peregrinas.

Calificación: Bueno pero insufrible.

Tipo de lector: Que sea capaz de comulgar con ruedas de molino.

Tipo de lectura: Se lee bien, pero no merece la pena hacerlo.

Engancha desde la primera línea.

Le sobra todo el final.

Argumento: Eszter tendrá que someterse a la voluntad de su antiguo amante. Porque sí.

Personajes: Muy bien perfilados y congruentes en toda su inverosimilitud.

¿Dónde puede leerse? No lo haga. Y si lo hace, al menos sea discreto al respecto.


Duke EllingtonCreole Love Call


5 Respuestas en “La herencia de Eszter”

  • Simón ha escrito:

    No me puedo creer que esto pretenda ser una crítica seria. Evitaré en lo sucesivo volver a leerles, habiendo caído aquí por casualidad.
    ¿Cómo se puede decir que hay una filosofía de aceptación de la “violencia” del varón sobre la mujer? Doy por seguro que ha leído Vd. el libro, pero no se ha enterado de nada.
    ¿A cuánta gente no conoce Vd. que “acepta” un destino como si fuera un “fatum” irreversible? ¿Y cuánta de esa gente no son precisamente mujeres mayores? Que no luchen, enerva, como pasa con Eszter, pero eso no le quita ni un ápice de verosimilitud.
    Nada más lejos de la realidad decir que la filosofía del autor sea la aceptación de ese destino: no hay una vindicación de la aceptación resignada. ¿Dónde ve Vd. que se nos presente a Eszter como una heroína y modelo a seguir?
    ¿Por qué Vd. las cosas que escribe?
    Creo que la que debería ser discreta es Vd. Se ha cubierto enterita de gloria.

  • Carmen Neke ha escrito:

    Simón, tómeselo con calma. Que en su ofuscación se ha olvidado de argumentar sus afirmaciones, y también de las normas de urbanidad más elementales.

  • Simón ha escrito:

    Disculpe si me he saltado alguna norma, no era mi intención, sólo dejar claro que estoy en total desacuerdo con sus conclusiones, basadas en una lectura torticera de las intenciones del libro.

    Vd centra la crítica en la aceptación resignada de Eszter, pero le recuerdo que no sólo ella se somete a los encantos de Lajos, todos los personajes, tanto femeninos como masculinos, acaban bailando a su ritmo y dejándose manipular por él. Ninguno hace nada por no ejecutar el papel que en su obra les ha adjudicado el triste caradura.
    Creo que Vd. confunde las motivaciones psicológicas de los personajes con la filosofía del autor. Le vuelvo a preguntar, ¿no ha conocido Vd. a personas que renuncian a lo que es suyo en base a unas creencias sentimentales o incluso amorosas que nada tienen que ver con la realidad? Si es que no, en Eszter encuentra un ejemplo, extremo, pero ejemplo. ¿No ha conocido Vd. a personas cobardes que sabiendo que otra persona va a sufrir, y quizás pudiendo enfrentarse a la situación no hacen nada? Si es que no, en Laci, Tibor y Endre encuentra tres ejemplos.
    Si la filosofía del autor estuviera en consonancia con las acciones de Eszter, ¿por qué nos presenta a Lajos como a un antihéroe, mezquino, manipulador y mentiroso? ¿por qué nos presenta a Eszter como a una anti-heroína, cobarde, sentimental y blanda? Es distinto mostrar las razones por las que la gente actúa como actúa que estar de acuerdo con ellas.

    Quizás, yo en su caso, antes de escribir con arrogancia “Una lástima, pero la mejor técnica literaria no va a salvar un libro basado en ideas tan peregrinas” reflexionaría un par de veces por si me estoy perdiendo algo que no veo. Porque las cosas no suelen ser raras, lo normal es que no se entiendan, como ha sido su caso. Así evitaría estar viendo ofuscados por todas partes, cuando no hace más que darse contra las paredes.

    Por otra parte, le pediría también que reflexionase sobre la “urbanidad” de opiniones como esta: “Tipo de lector: Que sea capaz de comulgar con ruedas de molino.”

  • Carmen Neke ha escrito:

    Que en la vida real existan o no personas con un determinado carácter no tiene nada que ver con la verosimilitud interna de los personajes de un libro. En este blog, por si no se ha dado cuenta, hablamos de literatura.

    Y ya cierro y me voy a leer.

  • Simón ha escrito:

    Disculpe la invasión de nuevo
    No tengo ningún interés afearle nada. No he compartido su crítica y creo que no tiene argumentos para sostener sus opiniones, puesto que se contradice.

    21 de mayo del 2010 a las 21:47
    “Personajes: Muy bien perfilados y congruentes en toda su inverosimilitud.”

    octubre 20th, 2010 at 8:51
    “Que en la vida real existan o no personas con un determinado carácter no tiene nada que ver con la verosimilitud interna de los personajes de un libro”

    Yo puedo estar equivocado y Sandor Marai ser una persona que cree que una mujer debe ser la única responsable de mantener una relación sentimental y si no lo hace, cualquier cosa que le ocurra bien está. Creo que en el libro se ridiculiza esta forma de pensar, pero ya le digo, puedo equivocarme y el autor a base de ridiculizar a sus personajes expone sus pensamientos más profundos. Terreno este, la psicología del autor, que como bien dice está fuera de un blog de literatura.