Invisible

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Última novela del popular escritor neoyorkino Paul Auster. Supone un tránsito que se regulariza algo más, tras dos grandes chascos: “Viajes desde el scriptorium” y “Una noche en la oscuridad”. Partiendo de la invisibilidad como concepto cargado de matices dostoievskianos (“Crimen y castigo”), útiles para el desenlace de la acción, Auster construye una novela de conflictos implícitos donde quizás se le vaya la mano en el resultado final, más hacia un hermético Beckett, que hacia el mismo y gran escritor ruso citado. El resultado es un prisma irregular a veces, y redundante otras, donde los personajes sufren unos abismos incomprensibles, entre su propio problema existencial, y su razón de ser como tales.

Adam Walker es un estudiante de Literatura al que el azar lleva a conocer a Burns, un profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad, al que no le une nada más que el empeño de su compañera de apartamento, Margot, por acomodarlo en el mundo de las letras, formando una revista literaria para la que dispone de gran cantidad de fondos económicos.

Tras la aparición de unos cuernos semiconsentidos hacia Burns y de la muerte de un atracador siendo Burns ejecutor y Adam testigo, cincuenta años después, un amigo de Facultad de Adam que es escritor, recibe una carta de éste en la que se presenta un borrador de novela autobiográfica de Adam, que está escribiendo mientras se muere de leucemia. Aparecen nuevos personajes, también bastante grises como Helene o Cécile, hija de la primera, que vive un desencanto amoroso con Walker que trata de explicarse mediante la aparición de un diario que Burns quiere convertir a su vez en novela.

Calificación: Regular.

Tipo de lector: Que todavía se fíe de un Auster que trata de levantar cabeza con dignidad.

Tipo de lectura: Entretenida, quizás demasiado rocambolesca.

Argumento: Un estudiante, al que le ofrecen una bicoca, acaba desengañado del prójimo y del mundo, en parte por culpa más de sí mismo que de las circunstancias. Sobran páginas.

Personajes: Muy bien perfilados

¿Dónde puede leerse? En la sala de espera de su médico o en la cola del autobús


Till BronnerPra dizer adeus


Comentarios cerrados.