Las Palmeras Salvajes

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Dos relatos van alternándose en esta novela. Por un lado Palmeras Salvajes que narra un amor imposible, lejano, doloroso, casi inhumano. Por el otro, El Viejo, la historia de un amor posible, pero no querido por una de las partes que prefiere cualquier otra cosa en su vida. Lejos de los que muchos han dicho, la novela no es la suma de dos relatos. Es verdad que la estructura podría confundir aunque Las palmeras Salvajes de William Faulkner es el resultado de investigar el territorio del amor. Un solo tema para una sola novela. Porque, al final, el amor es algo imposible y doloroso, efímero y destructivo.

Se me ocurren un millón de cosas sobre esta novela. Aunque apuntaré unas poquitas. ¿Quiere leer una obra de arte? Aquí la tiene. ¿Quiere saber lo que significa utilizar un tono altísimo en la narración sin que por ello se convierta en un tostón? Aquí puede encontrar un ejemplo. ¿Quiere descubrir la diferencia que existe entre una buena novela y un best seller? Desde la primera página comprenderá que existen y que son muy serias. ¿Quiere descubrir en qué se diferencia un gran autor de otro mediocre? Lea la novela. ¿Son las ventas de libros indicativas de más o menos calidad de la obra? Lo comprobará rápido.

Un solo consejo. No dejen de leer Las Palmeras Salvajes. Den a la novela una oportunidad. Ustedes, queridos lectores, también necesitan la suya.

Calificación: Obra maestra.

Tipo de lector: Dispuestos a dar la mano a un autor que les enseñará lo peor del ser humano desde la belleza de una escritura inigualable.

Tipo de lectura: Exigente aunque gratificante.

No le sobran páginas.

Argumento: El amor es el horror y cosas así.

Personajes: Perfectos.

¿Dónde puede leerse?: Intenten que sea en un lugar tranquilo, con una copa cerca y tabaco si fuman. La noche será larga.


Tete MontoliuI Surrender Dear


Comentarios cerrados.