Electrónica para Clara

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Esta novela de Guillermo Aguirre obtuvo el XV Premio Lengua de Trapo.

Me voy a detener algo más de lo habitual con este libro. Creo que merece la pena echar un vistazo a la obra y a su entorno.

No creo que Electrónica para Clara hubiera sido premio de nada si no fuera porque Aguirre está vinculado a Hotel Kafka, su director era miembro del jurado del premio que consiguió y bla, bla, bla. Esto que parece un comentario con muy mala leche no lo es. En absoluto. Las buenas novelas, casi siempre, pasan desapercibidas en ese tipo de saraos. Echen un vistazo a los últimos libros que consiguieron premios Planeta o Nadal. Por ejemplo. Esta novela, frente al filtro de una lectura en una editorial cualquiera, seguramente no hubiera pasado una primera criba. Luego veremos las razones. Es verdad que esto de los premios huele a podrido y este suelta un aroma de lo más desagradable, pero es harina de otro costal. Prefiero hablar del libro. El resto me aburre mucho.

No me he ocupado de leer lo que han escrito de Electrónica para Clara en blogs o revistas culturales. Supongo que, más de uno, habrá querido ver una narración en la que una generación se retrata con sus miserias a cuestas, con sus bondades y con esas cositas. Y es verdad que eso está aunque no es lo fundamental. Creo yo que el autor busca más la narración de estructura sólida. Alrededor de la música electrónica, claro. Y eso es muy difícil de conseguir por parte del autor y más de ver por parte del lector. Primer reto planteado por Aguirre que (ya le aviso desde aquí) no conseguirá superar el noventa por ciento de los lectores (soy generoso). Supongo que más de uno ha querido ver un desorden excesivo en la trama (sobre todo al principio de la novela). Y no, no hay desorden de ningún tipo. Lo que hay es un esfuerzo importante por construir la voz narrativa y cada uno de los personajes. Poco a poco, amontonando cuadros que perfilan las almas que aparecen a lo largo de la narración. Segundo reto planteado por el autor que comprobará con el tiempo que la falta de paciencia de los lectores tiene un límite y él lo ha sobrepasado para el, digamos, noventa por ciento de los lectores (más generosidad). Algunos habrán querido ver que la tensión narrativa es muy enclenque dependiendo de las zonas de riesgo expositivo. Y no, tampoco, lo que se dosifica es esa tensión para que todo vaya encajando. Mayores prisas hubieran convertido esta novela en un relato breve. Y, tengo la sensación, que muchos no se han enterado de casi nada. No es que sea una novela difícil, pero si que es mínimamente exigente. Son cosas propias de la literatura aunque estén olvidándose.

En definitiva, la novela es una buena novela. Arriesgada, a veces demasiado primera novela por querer contar más de la cuenta, por querer dejar claro (cosa del autor) que es capaz de hacer las cosas bien. Personalmente creo que equivoca la estructura y el uso de algunos recursos. Sobre todo el diálogo. Me temo que ese jugar al teatro esconde cierta incapacidad para crear las voces con solvencia (cuando el diálogo aparece en la narración la focalización es tan precisa que hace muy difícil conseguir resultados sin ayudas como las que el autor utiliza). Y me temo que esta novela ha sido corregida en exceso o escrita en distintos momentos (muy distanciados) haciendo que el ritmo se vea algo alterado sin justificación aparente. Pero, a pesar de esas cosas propias de un autor nuevo (todos los autores lo fueron y metieron la pata en los mismos territorios), Electrónica para Clara es una obra que merece la pena. Les invito a que lo intenten. No se arrepentirán.

Calificación: Buena.
Tipo de lector: Capaz de ser paciente para descubrir lo importante.
Tipo de lectura: Exigente aunque gratificante.
No le sobran páginas.
Argumento: No es lo más importante de la novela. Algo floja la resolución.
Personajes: Bien perfilados.
¿Dónde puede leerse?: Pues yo lo he leído yendo de aquí para allá y no ha estado mal.


Coleman HawkinsApril in Paris


Comentarios cerrados.