El Fuego

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Es curioso el caso de d´Anunnzio, un escritor que fue muy grande, pero que desapareció devorado por su propio mito. Prácticamente no existen ediciones en castellano de sus obras.

El Fuego participa de lo decadente, de lo modernista, de lo amanerado en la escritura. Un romanticismo caduco pero que no por eso debemos ignorar porque de allí venimos.

El Fuego es una historia de pasión enfermiza construida sobre la metáfora, la atmósfera y la exageración. El autor nos sumerge en un clima opresivo donde no podemos respirar atenazados por las referencias a la pintura, a la mitología, por la exageración de la estética.

Una novela, si se quiere, mundana, pero metafísica. Fijada en la imagen.

Todo es simbólico, inmerso en un estado de alteración de las emociones. Hiperestésico. La escritura es irregular, tiene momentos de brillantez pero pronto decae, divaga, vuelve sobre la misma idea una y otra vez en una circularidad obsesiva.

D´Anunnzio escribió obras autobiográficas y teatrales. Se le conoce más por su vinculación al movimiento fascista italiano, por la invasión de Fiume, al mando de un ejército privado, que dejó perpleja a la Sociedad de Naciones, por la decoración irrepetible de su residencia, junto al lago de Garda, Il Vittoriale, pero sobre todo por lo mitológico de sus amores: Eleonora Duse, Tamara de Lempika, Luisa Casati.

Es arduo de leer pero también figura imprescindible en la Europa literaria del siglo XX.

Calificación: Irregular

Tipo de lector: Iniciados y decadentes

Tipo de lectura: Espesa, trasnochada

Argumento: Espiral

Personajes: Encantadores, pero lejanos al lector

¿Dónde puede leerse?: En suntuosa reclusión

¿Dónde encontrarlo?: Difícil. Se puede intentar en www.iberlibro.com sin demasiadas garantías de éxito.


Comentarios cerrados.