may 2 2010

La Noche Quedó Atrás

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

En 1941 se publica, por primera vez, la novela firmada por Jan Valtin (pseudónimo de Richard Krebs). Éxito absoluto. ¿Por qué una novela que ventila asuntos políticos arrasa en ventas desde el principio? ¿Cuál es el secreto? La noche quedó atrás no es una novela que tenga la estructura de un best seller, ni la vocación del autor es la misma que la de Kent Follett (por poner un ejemplo), pero los ingredientes que aparecen desde el principio sí son los mismos que utilizaría Follett para narrar una de sus historietas. Intrigas políticas, muertes, amores intensos, traiciones, una pizca de sexo, heroes, heroinas y villanos. La gran diferencia entre Follet y Valtin es que el primero inventa historias y el segundo convierte la historia en una novela. Del todo apasionante.

Un autor que movido por unos ideales profundos llegó a ser un hombre importante dentro del partido comunista y un hombre que arrestado por la Gestapo deja de tener ideales para sobrevivir, ya me parece de lo más interesante. Y si encima tiene el cuajo de contarlo para ganar un dineral con ello le convierte en un héroe. Regatear a Hitler, a Stalin y a millones de lectores que quieren saber es todo un derroche de ingenio, de experiencias y de caradura.

La novela se lee con cierta rapidez a pesar de ser larga. La historia es trepidante, está llena de anécdotas curiosas y mantiene una tensión narrativa muy solvente. Es más una crónica del mundo que una novela, pero sirve para pasar un buen rato con ella en las manos.

Calificación: Buena.

Tipo de lector: Cualquiera. Conviene que tenga un mínimo interés por conocer el momento histórico en el se desarrolla la trama puesto que es vital en la narración.

Tipo de lectura: Sencilla, aunque la cantidad de nombres y lugares hace necesario tener un papel a mano para tomar notas y no perderse en el camino.

No sobran páginas.

Argumento: Veinte años de la historia universal.

Personajes: Demasiados como para conseguir algo importante. Es lo más deslavazado de la novela.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio.


Lee Morgan – The Sidewinder


may 2 2010

Edipo Rey

Artículo escrito por: Carmen Neke

Una tragedia magistral de Sófocles, por el tema, la construcción, la estructura, el ritmo de presentación de personajes y de descubrimiento paulatino de nuevos datos hasta llegar a la terrible conclusión final, el retraso por medio de coros para mantener la tensión… Una verdadera obra maestra, y pensar que estamos en el puro principio del teatro, la capacidad de Sófocles de estructurar la presentación escénica ya la quisieran muchos autores contemporáneos.

El tema fundamental de Edipo Rey es el destino. Los dioses dominan el destino del hombre y éste no puede hacer nada para cambiarlo, porque todo lo que haga se volverá contra él. El héroe, por muy poderoso que sea, está totalmente indefenso ante los designios divinos. Llama la atención la actitud general de aceptación de los oráculos, pues realmente son éstos los que han provocado todos los problemas del héroe: en ningún momento se sugiere que habría sido mucho mejor no saber lo que les deparaba el destino, de no haber habido oráculos premonitorios los personajes no habrían actuado de la manera en que lo hicieron, provocando su propia desgracia con sus actos. Edipo no es víctima de su destino, sino de su intento (suyo y de sus padres) de huír de él. El destino es el designio de los dioses, y los humanos que intentan luchar contra los dioses y lo que ellos han decretado tendrán que esperar un duro castigo, esa es la filosofía subyacente en la obra.

Calificación: Un clásico imprescindible.
Tipo de lector: Lectura obligada para todo el mundo que habla sobre la figura de Edipo sin conocimiento de causa.
Tipo de lectura: Intrigante y amena.
Argumento: De sobra conocido, excepto para el pobre Edipo.
Personajes: Edipo, sus padres falsos, sus padres verdaderos, los oráculos y los dioses. Una mezcla explosiva.
¿Dónde puede leerse?: En el transporte público para quedar como un rey.  O en casa tranquilamente, para disfrutar bien de la obra.


Natalie ColeL.O.V.E. (L is for the way you look at me…)


may 2 2010

Quisiera que alguien…

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar

Anna Gavalda es una escritora que cuenta historias muy entretenidas, algunas de ellas muy graciosas, que vende miles y miles de ejemplares y poco más. Si alguien se acerca a su literatura esperando encontrar literatura de la buena está listo. Escribe libros con la corrección de un universitario, tiene ideas que podrían ser verdaderas joyas, pero lo deja todo a medias. Parece tener prisa por seguir vendiendo miles y miles de ejemplares.

Sus personajes no tienen profundidad (puestos a decir las cosas, ni son personajes ni son nada), la expresividad de sus textos hay que buscarla en los sótanos aunque casi siempre están vacíos, los diálogos son conversaciones graciosas o penosas y, en conjunto, la obra es una buena recopilación de anécdotas agradables que podrían ser una serie de televisión a poco que alguien quisiera.

Es el claro ejemplo (autora y obra) de cómo llegar a vender libros sin apenas hacer literatura. Eso sí, echen un vistazo cuando no tengan otra cosa a mano porque las historietas narradas les pueden ayudar a pasar el rato. Sólo eso.

Calificación: Flojita.

Tipo de lector: Cualquiera. Abstenerse los amantes de la buena literatura.

Tipo de lectura: Sencilla.

No sobran páginas. Sobra el libro entero.

Personajes: Lamentables.

¿Dónde puede leerse?: Es igual.


Nat King Cole and Natalie ColeUnforgettable


may 2 2010

Patty Diphusa

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala

Libro de relatos, ensayos y consejos pergeñado durante casi una década por nuestro cineasta manchego más universal, tiene distintas partes, la más larga de las cuales nos habla sobre la particular heroína de los 80 que da nombre al libro, mujer que es violada cuatro veces seguidas por dos macarras drogadictos, antiguos presos ellos, y es que lo que más le fastidia a la amiga de ser vejada es que ha sido abandonada a la intemperie en la Casa de Campo madrileña durante un invierno atroz.

De este personaje hay que decir que bebe de diferentes fuentes hollywoodienses declaradas, una de las cuales es la Holly Gollightly de Capote. Durante los 80, Patty vive con ingenuidad su condición de puta y actriz de fotonovelas, algunas de las cuales llegan al MOMA de Nueva York en forma de vídeo porno. Todo en su vida cambia el día en que en una de las fiestas tipo Factory warholiana a la que asiste, le ofrecen trabajo como reportera de La Luna, gracias al favor de Manuel Hidalgo, que ve en ella a una musa del entretenimiento. Diphusa es un ser capaz de hacer muchas cosas a la vez, no duerme y es un carácter lleno de espontaneidad y con poca capacidad de análisis.

Tras un periplo incesante por la Movida, lleno de excesos y pop, los 80 acaban y Patty pierde protagonismo, pues Pedro Almodóvar está rodando en Madrid “Kika”, mujer del futuro capaz de aguantar veinte violaciones seguidas; antes de quedar relegada al olvido, Patty se enrollará con el hijo de un taxista, cuyo padre conoció anteriormente, sucediéndoles una anécdota arrebatadora por la que descubre que el chico es bisexual y le come el culo al farmacéutico que le iba a vender los condones. Relegada de la fama, el personaje se inventa la dirección de un fanzine en el extranjero.

Calificación: Gamberra

Tipo de lector: Cualquiera

Tipo de lectura: Amena, sirve también para darnos a conocer las virtudes y defectos de todo un creador. Sobran anécdotas.

Argumento: Rollos sexuales y excentricidades de un personaje poderoso que quizás habla un poco demasiado de sí misma

Personajes: Originales, genuinos, no en balde muchos de ellos se han hecho conocidos fuera de España.

¿Dónde puede leerse? En cualquier sitio, preferentemente tras haber visto una exposición de fotos de Alberto García Álix

Tema musical de Los Straitjackets

Imagen de previsualización de YouTube