Ruido de Fondo

Artículo escrito por: Daniel Glez. Irala


Novela del columnista de EL MUNDO, David Gistau, que rivaliza junto a su compañero de tribuna David Torres en cuanto a temática y tipo de conflictos a plantear. Narra la vida de un periodista de éxito, casado con una actriz de teleseries, que doce años atrás perteneció al grupo radical ultra-sur. Queda todavía algún resto de su pasado en la ficha policial. De esta forma, conforme vamos leyendo, nos damos cuenta de que el narrador-personaje no es precisamente una linda cenicienta que cita en sus artículos a Truman Capote, sino un pijo redimido, que sin hacer ascos al dinero y la vida fácil, se debate ante un código de honor y amistad que es quebrado en virtud de un chantaje de lo más sibilino.
El protagonista es un niñato y así lo demuestra cuando habla o escribe; aparte, es un hombre violento que boxea en los gimnasios de Serrano y al que su carácter de brújula escacharrada le lleva más a perder que a ganar en el territorio que le atrae y que parece su natural vocación: sobrevivir a un pasado oscuro; a cambio de ello, se ve con facilidad, un cronista de la locura cotidiana en parte propiciada por esa violencia. Su posicionamiento social acarrea cierto riesgo, por el que sus principios se tambalean.
Ruido de Fondo es la primera novela de un escritor que parece que tiene muchas cosas que contar; si el espacio dedicado al periodismo lo vuelca en la novela, tal vez se convierta en una voz más que interesante.

Calificación: Buena
Tipo de lector:  Testosterónico, aficionado a las películas de Scorsese y con ganas de darse una vuelta por los bajos instintos.
Tipo de lectura: Amena e inteligente; ideal para entender un determinado tipo de realidad que normalmente se esconde.
Engancha mucho.
No sobran páginas.
Personajes: Pijos disfrazados de otra cosa que se maquillan con la violencia cara de gimnasios caros.
Argumento: Huida de un hombre desde los abismos de un pasado que le persigue.
¿Dónde puede leerse? Antes de subirse al Metro o tren, en espacios abiertos y con buena compañía.


Comentarios cerrados.