Poesías Reunidas 1909/1962

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Si ha caído un libro de poemas alguna vez en mis manos que me haya resultado fascinante es este volumen que reúne la poesía de T. S. Elliot.

Siempre he querido ver en la poesía de Elliot la fusión de la vanguardia poética del siglo XX. Toda la vanguardia. Porque, o bien la acumuló, o bien nació de su poesía.

Es un libro muy difícil de leer. Recuerdo que la sensación primera fue la de no entender nada. Pero, también, que me fascinó su lectura. Eso de entender era lo de menos. Después de leer a Elliot entendí que un poema explicado es un poema muerto, que un poema arrastra ese punto de incomprensión que hace de la poesía lago único e inimitable. Él mismo dijo “En The Waste Land ni siquiera me preocupé de si entendía lo que decía“. Y es que no se trata de entender, se trata de comprender (se) tras la lectura.

Calificación: Excelente.

Tipo de Lector: Dispuesto a encontrarse con el lenguaje en su máxima expresión.

Tipo de lectura: Difícil.

Engancha desde el principio. Y este si que lo hace para siempre.

No sobra ni un solo poema.

¿Dónde puede leerse?: Mejor en casa. Tranquilidad total. Cuaderno y bolígrafo a mano. La vida por delante.


Don ByasLaura


1 Respuesta en “Poesías Reunidas 1909/1962”

  • Carmen Neke ha escrito:

    La poesía de Eliot es alucinante en el sentido más literal de la palabra, es poesía que cautiva todos los sentidos. Ninguna traducción podrá hacer justicia a la musicalidad de sus versos en inglés, que realmente se manifiesta en toda su potencia cuando son leídos en voz alta por alguien que sabe hacerlo bien.

    Como mínima muestra, dejo aquí los versos finales de “The Love Song of J. Alfred Prufrock”.

    I grow old … I grow old …
    I shall wear the bottoms of my trousers rolled.

    Shall I part my hair behind? Do I dare to eat a peach?
    I shall wear white flannel trousers, and walk upon the beach.
    I have heard the mermaids singing, each to each.

    I do not think that they will sing to me.

    I have seen them riding seaward on the waves
    Combing the white hair of the waves blown back
    When the wind blows the water white and black.

    We have lingered in the chambers of the sea
    By sea-girls wreathed with seaweed red and brown
    Till human voices wake us, and we drown.