En Busca del Tiempo Perdido

Artículo escrito por: Augusto Prieto

Una adaptación exquisita al cómic del monumento literario de Marcel Proust. Con una estética cercana al dibujo de Hergé pero bastante más sofisticada, Stéphane Heuet pasa la tremenda prueba de acercarnos a ese mundo perdido, tan personal, con matrícula de honor. La selección de los textos es acertada; el dibujo, sobre todo en las representaciones de París, de Combray y del balneario de Balbec, brillante y la narración evocadora. Para crear las ilustraciones se han utilizado fotografías antiguas y parece que la tarea de documentación de ese mundo aristocrático ha sido prolija y sin embargo nos hace percibirlo cercano y accesible. Nos lo hace entender.

Nada se pierde de la esencia profunda del mundo proustiano que sin embargo brilla y se aligera. En español se han publicados dos álbumes: Por el camino de Swam – Combray y A la Sombra de las Muchachas en Flor – Primera parte. La cadencia en la presentación de los títulos hace temer por su continuidad y es una pena porque el cómic ha tenido un éxito enorme en Francia, como es lógico y ha sido traducido a más de diez lenguas.

El mérito de haber conseguido condensar la atmósfera en unos retazos de texto y de diálogos es enorme y lo más maravilloso es que funciona. Solamente haberse atrevido con la histórica magdalena merece un premio y el esfuerzo imaginativo y editor que salgamos a comprarlo inmediatamente.

Calificación: Excelente
Tipo de lector: Apto para todos. Encantará a los más jóvenes y les iniciará en el mundo literario. Refrescará a los rendidos proustianos y encandilará incluso a los que detestan al autor.

Tipo de lectura: Bastante fácil, aunque tiene algo más de texto que los comics habituales.
Para mirarlo, hojearlo, leerlo y releerlo. Para disfrutar con los dibujos.
Argumento: Fácil de seguir.
Personajes: Por fin se hacen de carne y hueso en esa zona de la infancia que todos tenemos en común con el autor
¿Dónde puede leerse?: Tendido sobre el césped de un jardín histórico o bajo los toldos de un gran balneario decadente como el Gran Hotel du Palais en Biarritz.


Eliane EliasMovin` Me On


Comentarios cerrados.