Fahrenheit 451

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Una novela en la que los bomberos dedican su tiempo a quemar libros y en la que los libros dejan de serlo para convertirse en memorias, es obligatoria entre las lecturas de cualquiera.

Fahrenheit 451 dibuja un mundo futuro en el que las amistades son virtuales, en el que la inteligencia está condenada a desaparecer, en el que las amenazas de guerras distrae a la sociedad (como ahora los partidos de fútbol); un mundo que esboza el nuestro y lo explica. Los libros son perseguidos como culpables de los problemas de la humanidad. Si somos iguales, si no hay diferencias ideológicas, el mundo será mejor. Los dueños de los libros son renegados por malgastar su tiempo en pensar, en sentir sensaciones desconocidas por buena parte de la humanidad. El mundo se muere de idiotez, pero el mundo siempre encuentra salidas.

Desde el primer momento la trama nos invita a seguir leyendo, a pensar sobre lo que nos cuentan y a entender lo necesario que es un género como el de la ciencia ficción para ordenar nuestro mundo.

La literatura de Ray Bradbury hay que conocerla y esta obra es un claro exponente de lo que un hombre es capaz de imaginar.

Calificación: Excelente.

Tipo de lector: Cualquiera que sea capaz de entender la necesidad de aprender un libro de memoria.

Tipo de lectura: Ligera.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola página.

Argumento: Original, atractivo.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: En cualquier sitio salvo cerca de un parque de bomberos.


milt jacksonsunflower


Comentarios cerrados.