mar 31 2010

Maus

Artículo escrito por: Gabriel Ramírez Lozano

Supe que había superado la muerte de mi padre y de mi hermano Antonio el día que me atreví a recordar las cosas que no me gustaban de ellos. Lo supe porque fui capaz de recordar y decir.
Parece que la ausencia impide que podamos expresar. Es como si faltáramos el respeto de forma grotesca al muerto cuando, en realidad, lo que hacemos es seguir pensando lo mismo que antes de la falta. Sabíamos qué cosas no nos gustaban. Y seguimos teniéndolas muy claras. Y muy ocultas. Es parte de lo absurdo que tiene la muerte. Nos hace enanos, miedosos.
Un escritor ha de tener muy claro que, a través del relato, pone en juego gran parte de lo que es, de sí mismo. Es verdad que la ficción maquilla mucho todo lo que de autobiográfico pueda tener una novela, pero el autor conoce perfectamente donde ha dejado la parte que arriesga. Al escribir, aparecen las experiencias que dejaron buen poso y las que fueron o están siendo horribles. Todas. Y para eso hay que estar preparado.
Sin riesgo no puede haber literatura. La falta de libertad al escribir es la ruina de cualquiera que quiera hacerlo.
Un excelente ejemplo de todo esto se encuentra en la novela gráfica “Maus” de Art Spiegelman.
Con el holocausto judío de fondo (no deja de ser un vehículo narrativo y mucho menos importante de lo que puede parecer), Spiegelman habla de la relación de un padre con su hijo, de cómo puede odiar ese hijo a la vez que adora a su padre, de cómo el peso de una narración puede hacer que te difumines llegando a tener problemas mentales graves, de la intención de un autor y de cómo recibe el mensaje el lector, de los fantasmas familiares, del suicidio, de la muerte, de los tópicos que existen aunque lo sean y, sobre todo, de cómo puede escribir un hombre sabiendo que aquello sucedió y de las consecuencias que tendrá en su entorno.
Nadie que quiera dedicarse a la escritura debería prescindir de esta lectura. Nadie que quiera dedicarse a la escritura debería negar ni un ápice de su existencia. Porque es, de eso y no de otra cosa, de lo que se trata.

Calificación: Imprescindible

Tipo de lector: Cualquiera con un mínimo de sensibilidad.

Tipo de lectura: Ligera.

Engancha desde el principio.

No sobra ni una sola viñeta.

Argumento: Aparentemente sencillo aunque conviene prestar atención. La cosa no va de nazis y judíos. Es mucho más.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: La nueva edición es pesada y difícil de llevar, por ejemplo, en el bolso. Mejor en casa disfrutando de cada detalle de las ilustraciones.


miles davisthis is jazz


mar 30 2010

Bajo la Luz Marina

Artículo escrito por: Carmen Neke

La poesía de Carver trata de personas corrientes, muchas veces desesperadas y grises. Trata de la amistad verdadera y simple. Trata de lo cotidiano, de lo que vivimos, día a día, cada uno de nosotros. Y lo hace desde el mismo lugar que transita en su narrativa, desde un lugar sin grandes artificios técnicos, desde ese en el que lo más cotidiano se transforma en extraordinario.
Bajo la luz Marina (Ed. Visor, 1990) es el primer poemario de Carver editado fuera de Estados Unidos. La selección fue hecha por él mismo. Y merece la pena echarle un vistazo. Pueden encontrarse cosas cosas como esta:

Las noches no son claras aquí.

Pero si hay luna llena, lo sabemos.

Sentimos una cosa un minuto,

otra distinta al siguiente.

Quien me conoce sabe que siento una enorme debilidad por la literatura de Raymond Carver. Siempre me impresiona la facilidad que tiene para decir al lector lo tremendo que es el mundo, sin pedir permiso antes, sin una sola concesión. Te encuentras ante el mundo según Carver. Si te falta valor puedes leer novela rosa o cerrar los ojos, incluso puedes creer que eres diferente a los personajes que dibuja. Pero si le das la mano y continúas el camino que traza estás perdido.

Calificación: Muy Bueno

Tipo de Lector: Todo el que quiera mirar sin temor a encontrarse a sí mismo. Aunque sea en el fango.

Tipo de lectura: Ligera. Pueden leerse los poemas sueltos.

Engancha desde el principio.

No sobra ni un solo poema.

Argumento: Triste como todo lo de Carver.

Personajes: Muy bien perfilados.

¿Dónde puede leerse?: La poesía no debe leerse en el baño. No lo olvides. Mejor tranquilo en un lugar que invite a disfrutar.


Bill Evans TrioAutumn Leaves